El Parlamento Europeo mantiene su apuesta por la eficiencia energética y se ha fijado como objetivo una reducción del consumo del 35% de cara al año 2030, así como aumentar la cuota de las energías renovables hasta un 35% del total.

Al mismo tiempo, en el pleno de la comisión parlamentaria de Industria que tuvo lugar a mediados de enero, los eurodiputados pidieron que el 12% de la energía utilizada en el sector del transporte en 2030 provenga de fuentes renovables.

Para conseguir estas cifras a nivel comunitario, los países de la Unión Europea deberán fijar sus propios objetivos nacionales, que serán coordinados y supervisados en virtud de otro proyecto legislativo, también aprobado por el Parlamento Europeo, sobre la gobernación de la Unión de la Energía.

Incremento de la eficiencia energética en un 35%

En el ámbito de la eficiencia energética, el Parlamento Europeo se ha pronunciado a favor de establecer un objetivo vinculante del 35% para el conjunto de la Unión, así como umbrales orientativos para cada país.

Este objetivo se calculará a partir de la proyección de consumo energético para 2030 según el modelo PRIMAS, que simula el consumo y el suministro de energía de la Unión Europea.

ahorro energetico empresas

Una creciente apuesta por las energías renovables

En cuanto a las energías renovables, el objetivo global de la Unión es que la cuota de las energías verdes llegue hasta un 35% del total.

Cada país deberá, por tanto, de fijar objetivos que favorezcan la consecución de esta cifra. No obstante, podrán desviarse hasta un 10% en función de determinadas circunstancias.

energetips eficiencia energetica

La defensa del autoconsumo energético

El Parlamento Europeo ha dado su apoyo a los cambios introducidos por parte de la comisión parlamentaria para asegurar que los consumidores que produzcan electricidad puedan consumirla, así como instalar sistemas de almacenamiento, sin tener que pagar impuestos o tasas por este hecho.

También insta a los Estados miembros a evaluar los obstáculos del autoconsumo y facilitar que los consumidores, particularmente los hogares, se sumen a comunidades productoras de energías renovables sin exigencias o procedimientos no justificados.

Biocombustibles más avanzados

En el año 2030, cada Estado miembro deberá asegurarse de que el 12% de la energía utilizada en el sector del transporte proviene de fuentes renovables.

Así pues, se quiere promover la reducción de los biocombustibles de primera generación (elaborados a partir de alimentos y pienso) en el transporte por carretera y ferrocarril, además de prohibir el uso del aceite de palma a partir del 2021.

Paralelamente, se quiere incrementar la cuota de los biocombustibles avanzados (cuyo impacto es mucho menor que los de primera generación), los combustibles renovables, los combustibles derivados de residuos y la electricidad renovable.

Más estaciones de carga para los vehículos eléctricos

Dentro seis años, a finales del 2022, el 90% de las gasolineras ubicadas en carreteras dentro de las redes transeuropeas deberán estar equipadas con puntos de recarga para vehículos eléctricos.

ahorro energetico

Biomasa sostenible

El Parlamento Europeo también pide medidas específicas para evitar incentivos al uso no sostenible de la biomasa, ya que hay alternativas industriales y materiales que aportan un valor añadido más importante. Así pues, se mantiene la apuesta por el uso de los desechos y los residuos para producir energía.

La nueva hoja de ruta en energía y clima

Con el fin de avanzar hacia la Unión de la Energía, antes del 1 de enero de 2019 y cada diez años a partir de esa fecha, cada Estado miembro deberá enviar a la Comisión un plan integrado sobre energía y clima. El primer plan deberá cubrir el período que va desde 2021 hasta 2030.

La Comisión evaluará los programas y podrá hacer recomendaciones o adoptar medidas, si considera que no se han logrado los progresos suficientes o no se ha adoptado todas las acciones necesarias.

Autor:

Dani Puigdomènech

Cofundador & Director de Proyectos de Energetips.