Cataluña fue pionera en la introducción de la energía eólica. El primer aerogenerador de España se instalo en Vilopriu, Baix Empordà, en el año 1984. En 1991 se inauguró el primer parque eólico de España en Pení, cerca de Roses.

A pesar de esta precocidad, en la actualidad Cataluña cuenta con 1272MW de potencia de generación eólica, lo que representa el 5.5% de la potencia total de generación del Estado. Estos pobres números contrastan con el hecho que Cataluña consume aproximadamente el 19% de la energía total del país.

Comparando las cifras de potencia instalada con la de otras comunidades, vemos que Cataluña queda muy lejos de comunidades como Galicia (3300MW), Andalucía (3300MW) o Castilla y Leon (5500MW).

eolica3
Los objetivos climáticos i energéticos de la Unión europea para el año 2020 fijan en un 20% la proporción de generación energética de origen renovable. Para que España alcanzara este objetivo deberían instalarse alrededor de 5000MW de nueva capacidad eólica, 1500MW en Cataluña. Esta cifra es considerada por la patronal del sector, EolicCat, como inalcanzable en el período de tiempo hasta 2020.

Los principales problemas, según la patronal, son la reducción de primas a las renovables del gobierno central sumado a la inestabilidad de la legislación al respecto que hace difícil atraer inversores al sector. Este hecho de paso encarece el precio mayorista de la electricidad y genera un “mix” energético más dependiente de fuentes contaminantes.

Tampoco desde Cataluña se facilitan las cosas. El 80% de las zonas donde sería rentable la instalación de parques eólicos están en zonas donde no está permitida su instalación.

Es obvio que hace falta una regulación de los espacios naturales que permita su desarrollo sostenible pero si queremos alcanzar los compromisos energéticos europeos deberemos buscar soluciones y compromisos que permitan conciliar la conservación de estos espacios y el desarrollo rentable de la generación mediante fuentes renovables.

Nota: Aunque este articulo se centre en la generación eólica, la generación fotovoltaica padece problemáticas similares.